martes, 26 de julio de 2011

Cachopo de ternera con jamón y queso de cabra

"¿Asturiana? ¿Pero cómo te atreves a llamarte asturiana si no tienes ni una mísera receta asturiana?" Así, a grito pelao, me habló mi subconsciente. Con toda la razón del mundo. Un blog de una asturiana sin un arroz con leche, una fabada, un cachopo... ¡qué verguenza! Empezaremos a solucionar esto poco a poco ¿no?


Preparar un cachopo es tan fácil como hacer un sandwich, pero en vez de hacerlo con pan de molde, con filetes de ternera.
Se puede rellenar de lo que queramos. Desde jamón york y queso (es el más sencillo, el que solemos hacer en casa habitualmente) hasta espárragos, pimientos... El que os pongo hoy es el que comimos este fin de semana, con queso de cabra.

Ingredientes:
  • 2 filetes de ternera por cada cachopo.
  • Queso de cabra.
  • Jamón serrano.
  • Pimientos del piquillo.
  • Huevo.
  • Pan rallado.
  • Sal.
  • Aceite de oliva.
Elaboración:
  • Salamos los filetes. Lo más importante a la hora de hacer un cachopo es que los filetes sean del mismo tamaño, para que coincidan por todas partes a la hora de cerrarlos.
  • Utilizaremos un filete como "base" y el otro como "tapa". Cubriremos el filete base con jamón serrano. Depende del grosor del jamón pondremos una o dos capas. Yo esta vez puse dos porque el jamón era muy finito. Es mejor así, que sea fino, para que sea más fácil cortarlo.
  • Cortamos el queso de cabra en rodajas y disponemos por encima del jamón. No cubrimos todo el jamón, el queso de cabra da mucho sabor, dejamos un poco de espacio.
  • Después hacemos lo mismo con los pimientos. Los cortamos en trozos pequeños y ponemos encima, dejamos también un poco de espacio entre pimiento y pimiento.
  • Cubrimos todo con el filete tapa. Si es muy grande puede costar un poco manejarlo, podemos cerrarlo con unos palillos en los extremos. Si aún así nos cuesta, ponemos además en los laterales. Con cuatro tiene que ser más que de sobra.
  • Pasamos por pan rallado, huevo batido, y otra vez pan rallado. Esto es según gustos. Dándole dos capas de pan rallado que más crujiente, pero también es más fácil que se despegue del filete a la hora de comer. Si no nos gusta que se despegue pues simplemente pasamos por huevo y pan rallado.
  • Freímos en aceite a fuego medio-alto para que se haga bien, damos vuelta, freímos por el otro lado y listo.


Nosotros lo acompañamos con una salsa de queso azul (no teníamos cabrales). Se hacen las dos igual con queso y nata líquida. Ponemos en un cazo el queso a calentar, cuando se derrita echamos el queso, dejamos que dé un pequeño hervor y servimos. ¿La proporción de queso y nata? Al gusto, nunca lo he medido porque hay gente a la que le gusta más fuerte y a otra más suave.
Como acompañamiento indispensable patatas. Para mí un filete sin patatas es como... ¡un jardín sin flores!
Lo acompañamos también, sólo por esta vez (quién pudiera siempre), de unos tomates que nos regalaron en Extremadura este fin de semana pasado. ¡Qué cosa más rica los tomates de Zarza de Granadilla!


Muchas gracias por vuestra hospitalidad y por lo bien que lo pasamos siempre que vamos a veros.
Susana, Jose, ahí os dejo el cachopo asturiano. ¿Os atreveréis cuando nos hagáis la visita? Venga, medio por cabeza. ¡Un besote muy fuerte para vosotros y para la familia!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada